Fiestas del Santísimo Cristo del Rayo de Moratalla. El milagro que cambió todo.   

Todo parte de un milagro en esta localidad murciana; el que tuvo lugar en la Iglesia Parroquial de la Asunción el 15 de junio de 1621, con el templo repleto de fieles. Se habían refugiado allí buscando refugio por una violenta tormenta. Un rayo entró por la cubierta sin cerrar de la iglesia e impactó en la imagen del Crucificado, sin daño alguno para los que estaban allí presentes ni para la propia imagen, que no se quemó. En agradecimiento, el Concejo decidió que las fiestas mayores fueran el día y la víspera de aquel milagro. 

Seguir leyendo

El noveno. San Felices de los Gallegos. Una sentencia que sentó precedente.

La realeza y la nobleza juegan un papel determinante en el nacimiento de esta fiesta, que debe su nombre al impuesto (El Noveno) que los pueblos salmantinos de San Felices de los Gallegos, Ahigal de los Aceiteros y Barba del Puerco (Puerto Seguro) debían abonar a la Casa de Alba. Desde el siglo XVI estos municipios estaban sujetos a dicho tributo, consistente en pagar al Duque la novena parte de sus frutos. Esta obligación traía su causa en el señorío que ejerció el primer Duque de Alba sobre estas villas salmantinas tras la disputa por el trono de Castilla entre la futura Reina Isabel I y su sobrina, Juana ‘La Beltraneja. Finalizada la disputa, San Felices de los Gallegos fue entregado al Duque.

Seguir leyendo

Toro de soga de Rubielos de Mora (Teruel). Una cuerda con encanto propio

Este encierro debe su nombre al Corral del Pilón, zona de llegada de la carrera. Las especiales características geográficas del recorrido, que se desarrolla por el monte y cuesta abajo, lo dotan de una mayor espectacularidad y peligro. Los mozos no sólo tienen que sortear las posibles acometidas de las reses sino también mostrar su valor, pericia y rapidez ante la dificultad del camino, que discurre con la montaña, a un lado, y el barranco, por otro.

Seguir leyendo

Encierro del Pilón de Falces (Navarra) “Al que corre el Pilón no le quites de valiente”

Este encierro debe su nombre al Corral del Pilón, zona de llegada de la carrera. Las especiales características geográficas del recorrido, que se desarrolla por el monte y cuesta abajo, lo dotan de una mayor espectacularidad y peligro. Los mozos no sólo tienen que sortear las posibles acometidas de las reses sino también mostrar su valor, pericia y rapidez ante la dificultad del camino, que discurre con la montaña, a un lado, y el barranco, por otro.

Seguir leyendo